dissabte, 3 de setembre de 2011

JEFF BALLARD TRIO featuring Lionel Loueké & Miguel Zenón (Barcelona, 27-8-2011)

Jeff Ballard, Barcelona 2011 Reunión de magos. Cuando se empieza a vislumbrar la recta final de este exitoso festival de agosto, la excelencia se ha hecho presente de una manera formidable. En el Jamboree Jazz Club se ha reunido un grupo de ases al que podríamos calificar como de “fuera de categoría”, si me aceptan el símil ciclista. Existe una gran diferencia entre un músico excelente y un excelente músico con discurso. Que Jeff Ballard responde al segundo grupo no es ningún secreto, pero que lo haga acompañado de dos referentes como Zenón y Loueké, ya traspasa la frontera del discurso y nos instala en la poesía.
Recién llegados de diferentes partes del globo y desconectados entre sí durante algunas semanas, a los tres magos les bastó con la prueba de sonido para cocinar una actuación sobresaliente. Una vez en escena no dieron tregua. El set que presenciamos transcurrió como una exhalación. Creo que Jeff Ballard ni tan solo se había sentado, cuando dio los primeros toques de la pieza que abría la velada, Bibi de Lionel Loueke. Tantas cosas se dijeron que no habrá bagaje suficiente en este cronista para contarlas. Aunque lo intentaré, por supuesto.
Lionel Loueké, Jeff Ballard & Miguel Zenón, Barcelona 2011 Para empezar, el juego de timbales que nos presentaba Ballard respondía a una combinación de tambores acústicos, forrados de piel. Eso les confería un aspecto rústico, pero también un sonido más sordo y también bastante más profundo. Para completar su batería, pidió una caja y un “charles” del backline local y los configuró para integrarlos sonoramente a sus timbales peludos. Tan fino midió que nadie en la sala percibió diferencias en la batería. Sin duda un ejercicio de mucha clase en el calibrado del beat.
Los cinco temas que conformaron la actuación se presentaron bajo el prisma del ritmo de raíz étnica, ya sea procedente de África, ya sea de Oriente Medio. Tan sólo una bella deconstrucción del estándar de Bill Evans “Blue in Green”, con introducción magistral de Miguel Zenón, conservó algunos patrones cercanos al bop. La pieza acabó confluyendo en una canción marcada por la sorprendente voz de Lionel Loueke. Lo menos atrayente que se puede decir del guitarrista beninés es que, en sus dúos con Zenón, su pulsación pareció más la de un instrumento de viento, que no la de una guitarra. Finísimo. En lo demás, se multiplicó para suplir el papel del bajo ausente.
Cuando nuestro subconsciente se dejaba llevar totalmente rendido, nos presentaron Gaita, una pieza importada desde Irán por Miguel Zenón quien, mediante un discurso técnicamente muy exigente, nos sumergió en un perfume arábigo tonificante. Fue un curso de compenetración a un nivel muy alto por parte de los tres solistas. El genio de Lionel Loueké y el juego de sonidos tribales a los que nos sometió Jeff Ballard acabaron por redondear una velada extraordinaria.
Publica un comentari a l'entrada