dilluns, 21 de febrer de 2011

MARILYN MAZUR, NILS PETTER MOLVAER, EIVIND AARSET (Auditori de Barcelona, 11-2-2011)

 


Marilyn Mazur (Imma Casanellas)
 
 
 
 
Marilyn Mazur, percusión, bateria, marimba y voces
Nils Petter Molvaer, trompeta y programación
Eivind Aarset, guitarras y programación
 
Marilyn Mazur es cabeza de cartel, junto a Trilok Gurtu, de la presente edición del Festival Internacional de Percussió de Catalunya, un certamen que, poco a poco, se abre paso en la tupida agenda musical barcelonesa.
Asistimos pues a uno de los platos fuertes, la actuación de la percusionista y compositora danesa (de adopción). Sin duda, toda una personalidad desde que a finales de los 80 participó en la grabación de uno de los discos más comprometidos de Miles Davis, “Aura”, la suite compuesta por otro danés, el trompetista Palle Mikkelborg.
Nils Petter Molvaer (Imma Casanellas)
Esa grabación le abrió las puertas del grupo de Miles Davis y le permitió girar en varias ocasiones con él. La herencia de Mazur se completa con una formación musical clásica, su asociación con músicos como Jan Garbarek y Wayne Shorter, y sus más que aceptables dotes de bailarina, de las que alguna vez hace gala en las actuaciones.
Eivind Aarset (Imma Casanellas)
Su historia reciente está llena de proyectos complejos que se desmarcan de la fusión y del confortable mundo de la percusión latina. Entre ellos éste que acaba de presentar en Barcelona, junto a Nils Petter Molvaer, y al también visionario guitarrista Eivind Aarset. El proyecto se desenvuelve en un marco electrónico omnipresente, y la firme intención de romper barreras, ya sea utilizando el micrófono en la campana de la trompeta, el arco en la guitarra eléctrica o montando solos entre una señal de prohibido aparcar y un atril convencional.

 





El repertorio constó de una sola pieza de aproximadamente una hora de duración, en la que los tres solistas se repartieron el tiempo de una manera ágil y sin sobresaltos. El protagonismo sin embargo se lo llevó Nils Petter Molvaer pues la mayoría de pasajes revelaron su sello indiscutible, no ya en la interpretación, con mucho aire y notas larguísimas, sino también en la composición y la estructura de los diversos pasajes. El papel sordo de Eivind Aarset tuvo un altísimo valor, sólo comparable a su falta de visibilidad, tal como corresponde a su fama de antihéroe. Aún así el fondo fue suyo pues ayudó a enmarcar las cromáticas intervenciones de Marilyn Mazur, que se movió como pez en el agua entre un laberinto de timbales y cascabeles de distinta factura, exhibiendo además su buen toque con la marimba.
Marilyn Mazur (Imma Casanellas)
Una frescura envidiable que sólo poseen las aventuras. Un sólido y sugerente espectáculo que desprendió colorido y aromas a Miles Davis.


Publica un comentari a l'entrada